• Barcelona 932 182 300 / Madrid 911 930 085

Refinanciación con bancos y acreedores

Los acuerdos de refinanciación, incluidos dentro de los llamados, instituciones preconcursales, son la antesala para evitar al deudor los perjuicios reputacionales y, al mismo tiempo, conseguir reestructurar el pasivo y evitar así situaciones de inviabilidad a corto, medio plazo. La pieza básica es disponer de un plan de viabilidad -tras un riguroso análisis de negocio- que permita dirigir la estrategia de negociación con los acreedores a fin de conseguir los acuerdos necesarios para reestructurar la sociedad para que sea sostenible financiera y económicamente en el horizonte temporal del corto y medio plazo.

El Plan de Viabilidad es la expresión ordenada de las acciones que voluntariamente intentarán aplicar los decisores, previa negociación con los diversos agentes implicados, con el fin de reconducir la empresa hacia una senda que equilibre sus magnitudes básicas y que permita la continuidad de las actividades empresariales en un ámbito temporal de medio plazo.

Nuestro enfoque

Una vez realizado el diagnóstico de la crisis empresarial e identificadas las acciones a realizar, el Plan de Viabilidad es el plan de negocio que cuantifica y calendariza el impacto de las medidas a tomar, dirigido a convencer a los agentes de la factibilidad de las medidas a implementar para superar la situación de crisis. Si las medidas a aplicar implican sacrificios por parte de los agentes (bancos, trabajadores, proveedores) con el fin de ganar de nuevo su confianza, deberán tener una visión global proyectiva de los estados financieros de la sociedad (Cuenta de Resultados, Balance, Cash Flow y plan de pagos en su caso).

El plan de viabilidad debe trasmitir las causas de la crisis e indicar las variables de modificación del modelo de negocio existente. Debe contener estados financieros previsionales: una cuenta de pérdidas y ganancias proyectada con máximo detalle al corto plazo.

A la vista de la directiva europea, el futuro querrá externalizar la función del juzgado a aquellos procedimientos que no tengan posibilidad de alcanzar un acuerdo, es decir, que vayan encaminados a la liquidación de la sociedad. Por ello, esta institución se verá reforzada.

Raul Lorente

en BARCELONA

Contactar

Victor Peña

en MADRID

Contactar
ESP
CAT ESP